Oxfam
Inicio / Historias / Siete excelentes preguntas acerca de nuestro informe

Siete excelentes preguntas acerca de nuestro informe

1. ¿Por qué Oxfam está armando tanto alboroto con el tema de las personas más ricas? Lo que importa es el número de personas que viven en la pobreza, y la pobreza está disminuyendo.

Oxfam no se opone a la riqueza pero si nos oponemos a la pobreza. La desigualdad extrema está dejando atrapadas en la pobreza a millones de personas porque las reglas económicas que permiten la riqueza extrema también ocasionan la pobreza –tan solo piensa lo que pasa con la evasión de impuestos o cuando las empresas anteponen las ganancias por sobre los salarios–. De hecho, a finales de la década pasada se hubiera podido evitar que 700 millones de personas vivieran en condiciones de pobreza, si se hubieran adoptado medidas para reducir la brecha entre ricos y pobres.

C2XXS-nXAAAzV_T

Imagen CONDICIONES DE VIDA EN LO QUE OXFAM DENOMINA “NEOLIBERALISMO” % (INDEXADO 1990=100)
Hambre, Pobreza,  Analfabetismo,  Mortalidad infantil
Fuente: Johan Norberg: Progress (Oneworld) FAO, Banco Mundial, UNESCO, Banco Mundial, APA

Es cierto que en los últimos años ha habido gran progreso en la reducción de la pobreza—lo cual es una gran noticia—, pero ahora los expertos, como el Banco Mundial, nos advierten que dicho progreso se ve amenazado por la desigualdad extrema. En su informe más reciente, el Banco Mundial indicó claramente que no podremos acabar con la pobreza mientras no pongamos fin a la crisis de desigualdad.

2. ¿Por qué critica Oxfam a personas como Bill Gates que dan enormes cantidades de dinero a la caridad?

Oxfam no critica a estos hombres. Únicamente estamos señalando que nuestras atrofiadas economías han creado niveles tan extremos de desigualdad que ocasionan que tan solo 8 hombres posean la misma cantidad de riqueza que 3,6 mil millones de personas.

Existen muchísimas grandes corporaciones e individuos sumamente ricos que están contribuyendo a incrementar esta crisis de desigualdad —lo hacen a través de la evasión de impuestos o usando su dinero y conexiones para asegurar que la política del gobierno les beneficie a costa de lo que sea—. Las grandes corporaciones, con tal de maximizar las ganancias de sus ricos accionistas, también están haciendo caer los salarios y los precios pagados a sus productores y no están invirtiendo adecuadamente en el futuro de sus negocios.

Aquellas personas adineradas que usan su dinero para ayudar a otros merecen que se les felicite. Pero hacer donativos no sustituye la responsabilidad que tiene una empresa o un individuo de pagar los impuestos que justamente les corresponden o de garantizar que sus trabajadores cobren un salario decente. Incluso el multimillonario Bill Gates está de acuerdo con esto, pues asegura que la primera responsabilidad de los más ricos es pagar sus impuestos.

3. Las estadísticas sobre desigualdad de Oxfam son sumamente exageradas. Muchas de las personas pertenecientes a “la mitad más pobre de la población mundial” no son pobres realmente, sino estudiantes graduados que tienen deudas por préstamos universitarios.

Ese solo es el caso de una pequeña fracción de personas. La gran mayoría de las personas ubicadas en el 50% más poe la población mundial son verdaderamente pobres y luchan para sobrevivir. Son personas como Oanh en Vietnam, que está atrapada en un círculo vicioso de endeudamiento porque su seguro médico no alcanza a cubrir el costo de sus gastos médicos.

Incluso si se recalcula la riqueza de la mitad más pobre de la población mundial excluyendo a todos los que tienen deuda neta, la suma de su riqueza es igual a la de tan solo 56 multimillonarios. Esa cifra sigue representando una disparidad enorme y sorprendente.

4. Oxfam habla de desigualdad, pero paga sueldos de rico a sus jefes Eso es hipocresía ¿no?

Oxfam es una confederación integrada por 19 organizaciones miembro. El salario que cada Oxfam paga a su Director Ejecutivo varía dependiendo del tamaño de la organización, así como de las realidades del mercado nacional. En todos los casos, el salario es totalmente coherente con la responsabilidad que tienen las personas al dirigir una organización integrante de una importante ONG internacional dedicada al trabajo humanitario y al desarrollo de campañas.

5. Oxfam está en contra del capitalismo

Esto no es cuestión de ideología, es mero sentido común. Una economía de mercado sana es clave para la lucha contra la pobreza y la desigualdad, pero hoy en día eso no existe. Lo que tenemos es una forma extrema de capitalismo que solo funciona para aquellos en la parte superior. Por esta razón Oxfam pide a los gobiernos que administren nuestras economías de modo que funcionen para todos y no sólo para unos cuantos afortunados.

6. ¿Se beneficiarían los pobres si unos cuantos magnates fueran menos ricos?

Sí, en una economía más humana se verían beneficiados.

En una economía más humana, entre más rico seas, más impuestos pagas; y ese dinero se invertiría para fortalecer los servicios de salud, educación, infraestructura y en inversiones en tecnología y medicamentos que pueden mejorar dramáticamente la vida de todos, particularmente los más pobres.

En una economía más humana, los magnates tendrían un poco menos de efectivo porque tendrían que pagar a sus empleados un salario digno, ya sean a las personas que trabajan en sus fábricas o las quienes limpian sus casas.

En una economía más humana, las grandes empresas y los más ricos no serían capaces de acumular fortunas tan enormes porque no podrían usar su dinero y conexiones para garantizar que las reglas se escriban en su favor sin importar el costo que implican para los demás.

7. Muchos comentaristas han señalado que el capitalismo de libre mercado ha sacado de la pobreza a millones de personas, particularmente en países como India y China. ¿No funciona el capitalismo para los pobres?

Describir el capitalismo de libre mercado como la medicina mágica detrás de la disminución de la pobreza de los últimos años es ingenuo e ignora el papel crucial desempeñado por los gobiernos para mejorar la salud, la educación y el empleo en estos países, acciones que son indispensables para sacar de la pobreza a la gente. Por ejemplo, China introdujo el salario mínimo en 2004 y la India tiene un programa muy ambicioso de seguridad social que pretende garantizar al menos 100 días de trabajo al año a todos los hogares.

Celebramos el progreso que se ha logrado al sacar de la pobreza a cientos de millones de personas, pero también reconocemos que en el camino se han dejado ir muchas oportunidades. Si se hubiesen adoptado medidas para garantizar que todos los sectores de la sociedad se beneficiaran del crecimiento económico, al final de la última década, 700 millones de personas no habrían tenido que vivir en pobreza. El Banco Mundial concuerda con esto. Asegura que la pobreza extrema no podrá ser erradicada a menos que los países comiencen a cerrar la brecha entre los más ricos y el resto de la población mediante el combate de la desigualdad.

Oxfam no es el único en reconocer que se necesita un enfoque diferente. Un número creciente de voces desde el Banco Mundial, el Fondo Monetario Internacional y el Foro Económico Mundial, así como numerosos y destacados economistas están de acuerdo en que necesitamos una mejor manera de gestionar nuestras economías.

La visión de Oxfam para una economía humana establece algunos de los principios de una economía que funcione para todos y no sólo unos cuantos afortunados.

¡Mandándonos tus preguntas! Síguenos en @oxfammexico. Únete al movimiento ahora para poner fin a la desigualdad extrema. Publicado por Deborah Hardoon (@DeborahHardoon),

Directora Adjunta de Investigación de Oxfam internacional

 el 17 de enero de 2017.


HISTORIAS RELACIONADAS

"Hay muchas compañeras que siguen calladas, pero hay que romper con eso porque si desde el rincón nos seguimos quejando, así no vamos a poder hacer nada"

"Las leyes del gobierno nos limitan, ponen barreras para el desarrollo del campesino"

Ayotzinapa fue el punto de partida para una nueva ciudadanía que nunca se había atrevido a demostrar su indignación

Las y los Sembradores de Agua son personas campesinas e indígenas zapotecas que desde hace diez años defienden su derecho al agua a través de prácticas comunitarias para su cuidado y aprovechamiento.

“Podemos comer lo que nosotros mismos sembramos”

Una hilera de niñxs y jóvenes, baja de un camión que los ha llevado hasta el poblado de Ayutla, en la sierra de Oaxaca. Todos cargan consigo diferentes instrumentos que protegen con mantas o pedazos de tela; son clarinetes, trompetas, percusiones y hasta una tuba que se ve mucho más grande en las manos de un niño tan pequeño.

Misheyla es una de las jóvenes que participó en el Laboratorio de Activismo Digital 2017, organizado por Oxfam México. Ésta es la historia de cómo se volvió activista.

“Nuestros abuelos y abuelas nos heredaron la lengua, la tierra, las tradiciones y las narraciones; la responsabilidad de perderlas o conservarlas está en nuestras manos"

“Nuestros abuelos y abuelas nos heredaron la lengua, la tierra, las tradiciones y las narraciones; la responsabilidad de perderlas o conservarlas está en nuestras manos"

Añadir nuevo comentario

Filtered HTML

  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <blockquote> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Comentarios

PASA LA VOZ

Facebook
Twitter
Linkedin
Correo